martes, 9 de septiembre de 2008

Susana autoreferencial (Television.com.ar)

Hablemos de mi

Si un lugar había quedado vacante en el programa de Susana Giménez era, precisamente, el auto referencial. Sin “mamá Cora” tirándole paredes ni dándole el pie para que pueda decir sin tapujos lo que piensa, cree o vive, Susana Giménez no había podido manifestarse durante esta temporada. Pero ante la falta de la abuela, la producción de la diva encontró un nuevo recurso: invitados a medida.
Susana siempre prefirió hablar en primera persona y como buena estratega, prepara el terreno para que no la agarren desprevenida. Qué mejor que eso que sacar los trapitos al sol en casa ¿no? Con Antonio Gasalla de ladero, Susana habló distendidamente de su vida privada, de sus problemas de pareja, de sus contratiempos de todo tipo y color y de su futuro, en especial el televisivo. Este año todos estos temas brillaron por su ausencia, por lo menos hasta la semana pasada, cuando recibió la visita de Jorge Rial. Ese día Susana volvió a ser autorreferencial. De entrevistadora a entrevistada, abrió allí su boca y sacó su lengua a pasear... porque no sólo habló del por qué le estrelló un cenicerazo a Roviralta en la cara sino de temas más delicados como su relación con la causa del cura Grassi.
Ayer, con Oscar González Oro, volvió a repetir la fórmula. Con la excusa de jugar un partido de truco, el Negro Oro en la primera mano comenzó preguntando un clásico de esta época del año: si durante 2009 va a trabajar o no. Con picardía, con eufemismos y con respuestas ambiguas, Susana volvió a sembrar el misterio de su futuro televisivo inmediato.

No hay comentarios.: