martes, 27 de mayo de 2008

Presentación de la revista de Susana (Caras)





La gran noche de Susana
La diva presentó su propia revista

Teatro Astral. 1971. Buenos Aires. Consagrada como `chica shock´, Susana Giménez se preparaba para debutar sobre las tablas, en la obra “Las mariposas son libres”. En el detrás de escena, su compañero de elenco, Osvaldo Cattone, actor consagrado, escritor y director, focalizaba su mirada aguda sobre esa joven de cabellos castaños, que no sólo sorprendía por tener un ángel innato, un imán especial con la gente, sino por una sana costumbre: antes de cada función, se encerraba, en la soledad de su camarín, para leer. A partir de esa evidencia, el observador Cattone deducía: “Sabe lo que quiere y se está preparando para eso”. Tres décadas después, aquella afirmación lejana despierta una sonrisa, delante de un presente que, sin dudas, superó cualquier expectativa. En el hotel Alvear y ostentando el título de diva, Susana presentó su revista, justamente al lado de Cattone, aquel hombre que acompañó sus primeros pasos en el espectáculo y que hoy escribe en la publicación que dirige.“Me agarraron con el sí fácil y acepté hacer la revista, porque creo que puedo hacer algo diferente. Tengo muchas mujeres que me siguen a través de tantos años de profesión, y pensé que les debía algo”, explicó la conductora, quien aparece en el staff de la revista como su directora editorial. A su lado, la acompañaban algunos de sus columnistas: la decoradora Gloria César —encargada de esa sección—, Cattone, Maju Lozano —quien se ocupa del humor— y el editor responsable del Grupo Q, Lucas Jinkis. Entusiasmada con el proyecto, la diva confesó: “Estoy involucrada cien por ciento. Acepto todas las notas porque trato de vender lo que yo pienso y lo que me gusta. La revista va a tener aquellas cosas que me llegan al corazón”.A las 21, cerca de 200 amigos de la diva llegaron al hotel Alvear convocados por el Grupo Mass. Entre algunos de los destacados estuvieron: su pareja Jorge Rama, su hija Mercedes Sarrabayrouse y su marido Eduardo Celasco, Mauricio Macri y su novia `Malala´ Groba, Mirtha Legrand, Ricardo Darín —el más divertido de la noche— y su hijo `Ricardito´, Karina Rabolini y Patricia Miccio. “Es muy significativo acompañar a Susana en el lanzamiento de su revista. Realmente es admirable lo comprometida que está respecto de todo el contenido”, expresó Mirtha.Con un vestido negro, largo, entallado y con detalles en oro, de Roberto Cavalli, Susana ingresó al salón Versalles, ambientado por Gloria César en tonos rosa Dior, con flores, plumas y perlas. Después de una breve presentación y de un video en el que se exhibió el back de la íntima producción fotográfica realizada en su chacra “La Mary”, de Punta del Este, la conductora se sentó a la mesa principal. Junto a ella, compartieron la comida, su pareja, Rama, su hija con su marido —quienes participaron del lanzamiento pese a los rumores de crisis—, Mirtha, Rossella della Giovampaola y Gustavo Yankelevich, Teté Coustarot y Cattone. Durante la comida se sirvió: mousse de foie con chutney de manzanas; un plato principal de confit de ternera con papas dauphinoise y flan de calabaza; y de postre, mousse de calvados con peras glaceadas y helado de Baileys. Susana evitó la carne y el vino, dos costumbres que desterró después de su viaje a la India, donde conoció al Dalai Lama, y que conforma una de las notas del número. Con la tranquilidad de haber concretado su proyecto, la conductora —quien se prepara para estrenar su programa la primera semana de junio por Telefé— también se abrazó con la editora de la revista, Inés Hernández, y su amigo, Vincent, quien vive en Francia, es abogado y viajó para la ocasión. Después de un mini show de Anita Alvarez de Toledo y Carlos Casella, un grupo de granaderos repartió los primeros ejemplares de “Susana”, acompañando la estética de la tapa, en la que la diva está vestida como un prócer. A continuación, y con el ritmo de una orquesta de jazz, la diva y Rama abrieron la pista. Detrás suyo, la mayoría de los invitados se movieron al ritmo de los años ´60. Sin embargo, el gran atractivo lo tuvieron aquellos curiosos que espiaron el contenido de la revista y se encontraron con un episodio íntimo de la diva relatado en primera persona y protagonizado por Carlos Monzón y un pingüino. En ese entonces, aquella atractiva `chica shock´, que leía en sus intervalos teatrales, no imaginaba la reacción de su entonces pareja—que revela el interior de la revista—, mucho menos, su futuro éxito televisivo y el lanzamiento de una publicación que, hoy, lleva su nombre.

En el salón Versalles del hotel Alvear, la diva abrió la pista con su pareja, Jorge Rama, al ritmo de una orquesta de jazz.

Mirtha aplaudió el nuevo emprendimiento de Susana. En un ambiente decorado por Gloria César, con plumas, rosas y perlas, las divas lucieron elegancia y estilo.

La hija de Susana estuvo sentada a la mesa principal junto a su marido Eduardo Celasco. Para agasajar a la diva, el orfebre Marcelo Toledo le obsequió el “Sol de Bandera”, una réplica de la joya utilizada en mayo de 1952 por Evita, una figura admirada por la actriz.


Por Diego Esteves

No hay comentarios.: