sábado, 18 de julio de 2009

Nota de Susana a La Nación








Por Marcelo Stiletano De la Redacción de LA NACION
"Este va a ser un año semitranquilo. Semisabático." En la tranquilidad que ofrece el living de su casa, charlando a solas con LA NACION, Susana Giménez explica cómo definió su regreso a la TV sin dejar de lado la idea original que se había propuesto para 2009: tomar la mayor distancia posible de la pantalla. "Al principio, yo no pensaba hacer el programa este año. Pero después tuve varios problemas, algunos de salud y otros personales. Y la mejor terapia es el trabajo", confiesa en las vísperas de un regreso distinto al de los últimos años. Mañana reaparecerá por Telefé, pero con frecuencia semanal: el programa que lleva su nombre irá este año sólo los domingos, de 21.30 a 23.30. Apenas 24 o 25 emisiones, de aquí a diciembre.
"Yo pedí el domingo. Un día por semana está bien después de todo lo que me pasó. Esto de la cadera, hace tres años que estaba así, con dolores. Primero no iba a trabajar. Después pensé en hacerlo a partir de junio. Y, finalmente, acordamos con Claudio Villarruel esto del domingo. Un día bueno, que siempre me da nostalgias, ideal para entretener. ¡Yo no iba a trabajar este año! Ni siquiera tenía el contrato firmado. De hecho, lo firmé esta semana", explica una Susana en estado puro.
-Entonces, una suma de factores te llevó a esta decisión.
-¡Y estoy feliz! Porque no es un gran esfuerzo hacer un programa semanal, voy a poder viajar y permitirme varias cosas, y sólo tengo que grabar los sketches. Va a ser un programa alegre, como siempre, y no me voy del todo. Al final, extraño. ¿Viste que uno pide vacaciones todo el tiempo y al final no sabe qué hacer?
-Esto debe de haber determinado cambios en el programa, más allá de la frecuencia.
-No grabé ningún musical para la apertura, como era mi costumbre. Todas las semanas habrá un musical distinto, en vivo. Pero no me van a ver bailando como una loca porque todavía no puedo. Tenía un dolor en la ingle desde hace tres años y no podía hacer musicales como quería por culpa de eso. El último año fue el peor. Yo sufría, y todos me decían: «¡Dale, nena, sos una vaga!».
-Hasta que llegó la operación.
-Me hicieron una artroscopia y estoy bárbara, ya no tengo dolor. Acabo de empezar con la cinta. Ayer hablé con el médico y me dijo que no puedo saltar. Lo demás está permitido. Es que esta pobre gamba ha laburado mucho.
-El cuerpo está bien, entonces. ¿Y qué pasa con el alma, con el corazón?
-Mi corazón está muy bien. Estoy sola, no estoy enamorada. Duermo atravesada en la cama. Quiero estar sola, no quiero conocer a nadie, no miro a nadie. Y mi alma también está bárbara. A Borges nadie le preguntaba por María Kodama. Borges decía que la gente tiene que cambiar y los únicos que no cambian son los tontos y los muertos. Por suerte, puedo ver las cosas siempre de otra manera. Pero no tengo ganas de hablar de estas cosas.
-La Abuela, el personaje de Antonio Gasalla, seguramente se las va a preguntar este domingo.
-Sí, pero estoy preparada. Te juro que me siento con Antonio y sale lo que sale. Jamás lo veo antes del sketch. El sabe bien cuál es el límite, el tope. Porque es inteligente y me ve los ojos. Ya sé lo que me va a preguntar. La Abuela es un personaje que no tiene pudor, es inimputable.
-¿Te costó mucho conseguir el regreso de Gasalla?
-Antonio sabe que no es fácil encontrar un vínculo como el que tiene conmigo. ¡Si no tenemos libreto! Con Tinelli nunca tuvo esa conexión, estaba rígido, incómodo, porque Marcelo no es actor y no le gusta hablar de su vida privada.
-Vas a tener imitación en "Gran Cuñado VIP". ¿Qué te parece?
-A Marcelo lo llamé cuatro veces y no me atendió el teléfono. Sólo me dejó un mensaje de texto. No quería que yo le pidiera que no haga mi imitación. Si quiere, que lo haga, pero opino igual que Mirtha Legrand. Que no te ridiculice.
-¿Vas a volver al teatro? Se dijo que Gustavo Yankelevich dejó la producción de tu programa con esa intención.
-A Gustavo le fascina el teatro y cuando supo que yo tenía pensado no hacer televisión me preguntó por qué no hacía teatro. Y la pura verdad es que no sé qué voy a hacer. No quiero exigirme con esas temporadas interminables. El teatro me encanta, pero de volver tendría que ser una temporada corta. ¿Un año? Ni lo pienso.
-Hablando de temporadas breves, ¿estás empezando a despedirte de la tele?
-Por ahí, sí. Llega un momento en la vida que te merecés disfrutar un poco. Por más que esto sea un disfrute, y que me paguen por hacer lo que más me gusta, hay que aflojar. Tengo ganas de viajar, de tomar sol en julio, tengo amigos por todo el mundo que me invitan. Lo de la India fue mágico, me cambió la vida. Y conocer al Dalai Lama... me habló de la compasión, del amor a los semejantes, de no enojarse. A mí me hace mal generar enojo.
-Pero te enojaste mucho en febrero cuando mataron a tu colaborador Gustavo Lanzavecchia. Y con una frase que quedó marcada a fuego.
-Sí. El que mata tiene que morir. Al principio, me faltó completar la frase, y decir: en la cárcel. Las leyes son muy flojas, de la época de Sarmiento, nadie las renovó. Hay una cosa despiadada, agresiva, que empieza en la droga, que les cambió la cabeza a los jóvenes. Lo único que importa es que hablé con el corazón y el 99,9% de la gente me apoyó.
-¿Influyó todo esto en tu decisión de no hacer tanta televisión? Llegó a decirse que desde lo más alto del poder no querían verte en la pantalla de Telefé.
-Para nada. La decisión ya estaba tomada. Ese rumor lo escuché en Miami y me puse a preguntar. Pero estoy segura de que nadie se hubiera animado a pedir semejante cosa. Vos sabés que de esas cosas acá se sabe todo. Y el matrimonio presidencial, estoy segura, jamás se atrevería a eso.
-¿Cuál es tu mirada ahora, después de las elecciones?
-Yo estaba fuera cuando adelantaron las elecciones. No había necesidad de hacerlo. Pensaba votar en octubre y lo hubiera hecho por los que ganaron. No me necesitaron. Pero en términos de indefensión, todavía no cambió nada. No es tan fácil hacerlo. Pero algo hay que hacer. Tu vida hoy vale 20 mangos, que es lo que cuesta el celular que te roban. En otras ciudades se pudo. Miami, Nueva York. ¿Por qué no podríamos hacerlo acá? Necesitamos penas más fuertes y mucha, mucha educación.
-En definitiva, ¿qué espera Susana Giménez de este ciclo?
-Lo que esperé siempre. Le pregunté una vez a Woody Allen qué era la felicidad. Y me respondió: "Para mí, la felicidad es estar entretenido". Yo creo lo mismo: creo que estoy colaborando con un granito de arena para hacer feliz a la gente. Entretener es un don de Dios.
Testimonio
Susana Giménez se sumará pasado mañana a las figuras de la TV que pasaron por Medio de vida, el ciclo de Canal (á) que conduce Pablo Sirvén. El estreno será este lunes, a las 21, con repeticiones el sábado 25, a las 21.30, y el domingo 26, a las 20.30.






"Susana es familia, es comunicación con la gente, tiene muchísimo humor, es una comediante genial, es fácil y exigente a la vez", dice a LA NACION Marisa Badía, que, además de estar a cargo de la Gerencia de Producción de Telefé, se ocupará ahora de manejar junto con Néstor Moyano la compleja producción del ciclo semanal de Susana Giménez.
Varias figuras se sumarán al debut de mañana: Mike Amigorena participará de la apertura musical, Guillermo Francella compartirá el sketch y Oscar González Oro estará en el living, al igual que Antonio Gasalla con su personaje de la Abuela. En cuanto a los juegos con premios, además de las clásicas preguntas telefónicas volverá "El imbatible" y se sumará un nuevo entretenimiento de origen holandés: el Ba Ba Boom. En cuanto a la platea, este año no estará Gino Renni y muchos de sus integrantes bailarán junto con la conductora.
Además, se verá la visita de Susana Giménez a la casa de Shakira, en las Bahamas, y el encuentro entre ambas, preludio de un año que promete algunas visitas internacionales aún por definirse. Se trata de una apuesta ambiciosa para una temporada con estrecheces económicas en el ámbito televisivo. "No todo lo que se produce implica un gasto indiscriminado -explica Badía-. Se pueden producir cosas hermosísimas con elencos estables para hacer un musical distinto y un sketch distinto por programa. Lo que importa es alentar producciones que atraviesen diferentes sensibilidades de la gente."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja la boluda de Susana se contradice ella misma!!! Como ahora esta dando notas a todos porque vuelve, se termino quemando sola.

Para Television.com.ar admitió que el canal decidio ponerla una vez por semana (esto es porque el programa de ella es caro y el de Julian Weich, le esta yendo bien y es barato).
Y para La Nacion dice exactamente lo contrario!!! que ella decidio los domingos, y esto lo dijo en todos lados.
O sea en la nota de television.com.ar se quemo sola!!!! piso el palito!! jajajaa

susanaaa sossu na graandeeeee

sos lo maaasss

Anónimo dijo...

Cortala Lorna con tanta nota boluda de Su queres no llegamos a comentar en ningun posteo carajo mierda.