domingo, 19 de julio de 2009

Nota de Susana a Perfil

SUSANA GIMENEZ
“La gente está encerrada pidiendo mano dura”
Hoy vuelve a Telefe y reconoce que le gustaría tener a Cristina en su living. Dice que se sorprendió con Solanas, que perdió millones en la Bolsa, que Tinelli la copia y que varios hombres murieron de amor por ella.
Por Marita Otero

VIVIR. Afirma que lo que más le gusta en la vida es la sorpresa. Reconoce que la apasiona jugar al póquer, al rummy y a la canasta.La estrella posa sus piernas en un puf blanco del camarín. Sin nervios, amable, juega el juego que mejor sabe después de tantos años de una carrera que la ubica en la cima del monte Olimpo local, no sólo por su obra, sino también por su vida. No hay argentino que no sepa que Susana es la Giménez, que se enamoró de Monzón, de Darín, que fue mamá casi adolescente, que llegó a la popularidad con el “shock” del antiguo jabón Cadum y que nunca, pero nunca, bajó del pedestal. Y a pesar de estar allá arriba hay que decirlo: “Su” es la más humana de las divas. Y la menos conflictiva con sus colegas. Lo que piensa, si piensa mal, lo cuenta en privado. Por algo hizo famosa la frase “a mí me gusta saludar a todo el mundo”.
—No te peleás como Moria, Mirtha, Georgina, Antonio...
—Soy totalmente armónica. Yo no quiero meterme ni opinar del tema porque después la gente salta como leche hervida.
—Sí, pero alguna opinión debés tener.
—Es una cosa de locos, no sé qué pasó. Yo estaba en Estados Unidos cuando empezó este quilombo, me lo contaron todo por teléfono y no lo podia creer. Son cosas que pasan, ya va a pasar.
—No te querés ni siquiera meter como Samoré para arreglar el entuerto.
—Creo que se habló con Moria como para que venga y se amigue con Antonio acá y no quiso. Dijo que lo quería seguir hasta las últimas consecuencias. Y a Antonio no le dijimos nada pero él no quiere pelearse. Igual no quiero opinar, es como meterse con un matrimonio. Siempre quedás hecho un pelotudo, el matrimonio se arregla y después se pelean con vos porque te metiste.
Alta literatura. A los límites del lenguaje de Wittgenstein, Susana los trangrede. Sin siquiera tenerlos en cuenta. Dueña de una inteligencia poco común, utiliza todas sus armas según el momento, el adversario y el objetivo. Hace años que quería seguir el camino de Tato Bores e incluso inventó la palabra “tatoborizando” para decir que iba a trabajar seis meses (en este caso cinco) y el resto ocuparse de sus placeres y sus gustos. Como instalarse en Miami, donde Rosa, su mucama, va sólo tres veces por semana, de modo que si no come afuera se arregla con las sopas Campbell y deja la cama algunas noches sin hacer.
—¿Te ves haciendo humor político como Tato?
—No, ojalá pudiera. Está bien que le escribían los monólogos, pero los decía como nadie, y con una velocidad. Nadie puede eso, y además se los sabía de memoria. ¿Sabés lo que eso? Yo detesto estudiar
—¿Sentís que hay más libertad de expresión que en la época de Tato?
—Mucha más. Tato se ligó los milicos. O sea que era todo a fuerza del carisma, inteligencia de los que le escribían, Basurto y Varela, ¿no? Unos genios, era una cosa increíble. Pero ahora hay muchísima más libertad de expresión. Lo que pasa es que él, con ese humor que tenía, tocaba temas re álgidos…
—¿Y ahora?
—Hay otra clase de humor, la gente es un poquito más agresiva que antes. Antes era todo con mucha clase, con mucha educación. Había códigos, respeto por las instituciones, por el presidente. Ahora la gente, al presidente, le dice “Cacho, Cholo, Toto, Néssstor o Carlito”, o no sé, como se llame...
—¿Y a Cristina?
—A Cristina, Cristina. No es tan simpática, o sea, no le llega tanto a la gente como Néstor, que es más dado. Ella por ahí es más para adentro. Igual, me encantaría tenerla en el living, pero no hace entrevistas
—¿Cuál es la pregunta que le harías a Cristina, hoy?
—Me gustaría que reviera todas sus cosas y que dijera cómo ve su gobierno hasta ahora. Si se puede evaluar ella misma. Una autocrítica, que diga en qué se equivocó.
—A tu juicio, ¿en qué se equivocó?
—Creo que se equivocó en muchas cosas, en el campo, se equivocó. Argentina es un país agrícola ganadero de toda la vida, nuestras riquezas provenían un poco del campo. Eso dividió un poco a Argentina.
—¿Por qué pensás que te criticaron por no votar e irte a Miami?
—Este país para criticar está hecho a medida. La gente opina de todo. No sé por qué carajo no se ocupan de sus cosas. Yo sé que hay que llenar, pero hay tantos programas de opinólogos que llega un momento que te descuartizan de todos lados. ¿Qué saben por qué me fui a Miami? Bueno, lo mismo, ganó el que yo hubiera votado. Y un voto mío no hubiera modificado nada.
—Hubieras votado a De Narváez.
—Sí, pero no a De Narváez porque es de Provincia. Yo hubiera votado en Capital, Michetti por supuesto. Aunque también me gusta Pino. ¡Hizo un campañón! La verdad, me encantó porque fue con una claridad, con una cultura.
—¿Votabas por Pino?
—Sí, pero Michetti, PRO y Mauricio Macri me gustan
—Aunque pagás unos impuestos...
—Sí. El ABL no se puede creer. No lo llamé a Mauricio para quejarme del ABL, pero casi me muero el otro día cuando me dijeron lo que había aumentado. Y hoy me enteré que la luz aumentaba 700%.
—¿Cómo ves al Gobierno, hoy?
—Muy debilitado y lo único positivo que pasó estos días es que hubo una apertura al diálogo. Eso me pareció fabuloso y lo tendrían que haber hecho desde hace mucho tiempo. Y no sé cómo habrá resultado. Muchos estaban ofendidos, no fueron. No se puede gobernar sin que la oposición también pueda trabajar de oposición. No se puede todo por decreto. Eso es como una dictadura. Es una cosa horrible.
—¿Con las elecciones se debilitó?
—Al no ser votado, el Gobierno perdió un poco más de ese poder absoluto que ellos creían que tenían. Y a lo mejor, fue bueno, la gente se atreve más.
—Durante 2008 el patrimonio de los Kirchner aumentó el 158%. ¿ Y vos?
—No, perdimos mucho con la Bolsa y toda la crisis mundial. Fue terrible. Millones. Y hay que recuperar.
—¿Y cómo te lo tomaste?
—Casi nos morimos…
—¿Por qué hablás en plural?
—Porque están todos mis amigos y la gente que tenían inversiones en la Bolsa. Te digo esto porque mi cuenta es blanca y ya saben todo. Fue una crisis…
—¿Pensás que el enriquecimiento ilícito de un funcionario merece la cárcel como un delicuente a mano armada?
—Bueno, normalmente, en todos los países del mundo pasa. Pensá que el gobernador de South Carolina se enamoró de una mujer y ya no puede ser más candidato a presidente. No puede ser más candidato. Imaginate que por esa huevada como es el amor.
—¿Tienen que ir presos...?
—Tienen que rendir cuentas. No sé si en cana. No quiero hablar mucho porque después la gente empieza a…
—Se habló mucho de la pena de muerte. ¿Cómo analizás esos dichos hoy?
—Yo sigo opinando lo mismo. Ya dije: “El que mata tiene que morir en la cárcel”. Eso me parece más lógico.
—¿Te sentís segura aquí?
—Yo sí. Tengo guardaespalda, Maxi, y el chofer que me lleva a todos lados…
—Pero te movés en un auto blindado...
—Sí, eso sí. Por eso me siento segura, en mi vida tuve un auto blindado. Es una locura lo que está pasando, y no solamente por lo que le pasó a Gustavo (Lanzavecchia, su amigo asesinado). Leo todos los días los diarios y me asusto. Lo único que sé es que se puede revertir porque ha pasado en otros países.
—¿Tenés miedo de que te digan “facha”?
—¿Facha, por qué?
—Por lo de la mano dura…
—Pero, por favor, ¡qué pelotudez! ¿Cómo me van a decir facha por mano dura? No, al contrario. La gente está pidiendo mano dura. La gente está encerrada en su casa mientras los chorros están sueltos. La gente no puede salir, dejar la casa sola, entrar el auto al garaje cuando termina de laburar… Estoy harta de eso de “facha”.
—¿Qué sentiste cuando declararon culpable al padre Grassi?
—(Piensa) En el fondo, yo soy católica, así que una gran tristeza porque la verdad es un sacerdote. No es el único caso y hay muchos en todo el mundo. Quizá la Iglesia también tenga que cambiar. Ha cambiado mucho la vida, las cosas que se ven en televisión. La gente tiene que canalizar la sexualidad, casándose. Creo que deben dar permiso para que los curas se casen. En el caso de los pedófilos, pederastas, es una degeneración que no se puede acabar con el matrimonio.
—¿Te acordaste de la famosa pregunta sobre si quería hacer el Sheraton ?
—¡Pero, cómo no me voy a acordar! Y tenía razón yo. A la larga, lo único que necesita uno para demostrar las cosas es tiempo. Y la verdad, con todo ese dinero no sé qué habrá hecho.
Separada de Jorge Rama, no demuestra sentirse afectada y ante la pregunta sobre si se enamoraría de un político, contesta que “no, aunque Prat-Gay es muy buen mozo”. Chacho Alvarez no es su tipo y por más que le encantan los intelectuales, la onda García Márquez tampoco la seduce. Insiste en decir que está fría, sin ganas de tener novio, al menos por ahora.
—¿Cuáles de los hombres de tu vida creés que te amó más profundamente?
—(Piensa) Tuve varios.
—¿Quién moría por vos?
—Jorge “Corcho” Rodríguez. Yo sé que moría por mí. Fue muy fuerte.
—¿Qué sentiste ahora que es padre?
—Alegría, si ya no pasa nada. Hace como cinco o seis años que terminamos, ¿no? Estuve con Jorge (Rama)... sí, cinco años.
—¿El moría por vos?
—Sí. Carlos también. Ricardo, también. Pero viste, nadie muere por nadie. En el fondo está bárbaro cuando está esa pasión devoradora que te hace ver y decir cosas increíbles todo el día, y después con el tiempo se van aplacando, pero los recuerdos son fuertes.
—¿Disfrutaste del sexo?
—Sí, por suerte. Claro que ahora que estoy sola, no. Yo nunca fui del touch and go. Primero me tengo que enamorar y todo eso, ir a comer… Y juro que no tengo ganas. Casi siempre me he enamorado de pobres. Eso sí, prefiero pobres pero bellos, que ricos pero feos. A no ser un intelectual, un tipo que te dé vuelta la cabeza…
—¿Estás contenta con no haber tenido un amor para siempre como Mirtha?
—Por supuesto. Es que cada cual hace lo que siente y tiene ganas. La Chiqui siempre estuvo enamorada de Daniel y siempre quiso ser una señora casada, desde que tiene uso de razón. Y aparte era otra época, la gente no se separaba.
—Pero ahora su nieta Juanita hace lo que siente…
—Ay, qué amor. Qué linda está esa nena. Ojalá quieran (con Gaudio) venir al programa, me encantaría.
—¿Cuál es la nota que querés tener?
—Esa sería una buena nota. No quiero decir porque me van a copiar en otros programas.
—¿Tanto te copian, Susana?
—¿Qué te parece? Dejo de hacer el karaoke, hacen el karaoke. Dejo de hacer no sé qué juego, lo hacen. Dejo cantar a los chicos, lo hace Marcelo. ¡Por favor! Hace el sketch con Francella... El me copió a mí. ¿Quién traía a Antonio y Francella siempre para el sketch? Yo. El llevó a Antonio y a Francella. Pero ahora somos amigos y a veces enemigos, porque también nos hemos peleado a muerte. Yo me enojo siempre, lo suspendo.
—¿Qué te empujó a ser Susana Giménez?
—El destino creo, porque yo nunca lo pensé. También el fracaso del matrimonio, quedarme sola en la vida. Y decir: “Así es la vida, nadie te da un carajo, ni te tiende una mano, OK”. La necesidad…
—¿La pobreza?
—Y, seguro. Marito Sarrabayrouse no me pagaba ni el lechero; cuando tocaba la puerta, yo temblaba.
—¿Te traumó eso?
—Y sí. A mí me gusta la libertad y si vos dependés tanto de un tipo, encima era un tipo que no cumplía. Bueno, ahora ya murió, pero era jugador, era de todo. Siempre me han tocado joyas especiales a mí.
—¿Te alcanza con lo que tenés para ser feliz?
—Sí, yo soy muy feliz. Soy una agradecida a Dios por todo lo que tengo y más cuando miro a mi alrededor. Pero no solamente en este país, mirá Africa, ahora se me ha dado por leer cosas de Asia, Irak, Irán, Teherán. Pero ahora miro todo eso y digo: “Dios mío, gracias, gracias, gracias por haber nacido acá, por muchas cosas”.
—¿Qué más te puede dar el dinero? ¿Hay algo que deseás que todavía no tuviste?
—No. Tengo todo lo que quiero. El dinero no te puede dar nada más que la tranquilidad. Yo soy materialista, pero hay muchas cosas que no te puede dar.
—¿Cuál es la plata que gastás con más placer?
—La de los viajes. Yo soy marcopolense, total.
—Eso mismo contestó Adrián Suar. Y también que cuando presta plata sabe que no se la van a devolver…
—Ay, carajo, yo también. Hay veces no, pero casi siempre.
—¿Sos de prestar plata a tus amigos?
—Sí, a veces sí. Ahora presto menos. Los que más te la devuelven son las personas humildes. Le presto a gente trabajadora para su casa, por ejemplo, y me han devuelto hasta lo último.
—¿Te sentís joven, Susana?
—Sí, y a veces siento como si tuviera 200 años. Y otras digo: “Basta, estoy bárbara, estoy feliz, tengo de todo”.
—¿Te deprimió tener que operarte de la cadera?
—No, porque en realidad me hicieron una artroscopia. Fueron dos agujeritos que me hicieron para ponerle líquido a la cabeza del fémur. No fue un trasplante de cadera. No me deprimió tanto porque hace tres años que tenía el dolor ese. Pero ya está.
—¿Cuánto bajaste con Ravenna?
—En esta semana bajé 3 kilos. Con las viandas de Ravenna, 600 calorías, zapallo con arroz, o un pedacito de pollo. Y ni una gota de alcohol. Extraño más el vinito de la noche que la comida.
—En tus modos sos una revolucionaria. ¿Cómo sería ahora ser moderna, transgresora…?
—No ser gato, no decir que cobrás tu tarifa por petes. Con las cosas que escuchás en la tele, te quedás parapléjico. Ahora lo revolucionario sería ser una mina normal, una diosa y que tenga una vida lógica, que tenga educación y que hable bien.
—¿Llevar gatos al programa es transar?
—Es coyuntural. El éxito y la decadencia de todo es parte de lo que pasa en tu país. Uno lo tiene que aceptar. Por eso existen cosas que antes no existían: la prensa amarilla, ventilar tus cosas, que te espíen, que te acusen. Esto no pasa solamente acá, pasa en el mundo entero. El primero que empezó con la prensa amarilla fue Italia.
—¿Ves televisión abierta?
—Los Pells me encantaban…
—¿Los seguiste hasta el final?
—No, pero me gustó como estaba hecho. El año pasado me había enganchado muchísimo. Hay programas que están fabulosamente hechos, otros no. Veo muchas películas, cuando me acuesto pongo una película en DVD…
—¿Internet?
—Eso me mata, yo me puedo quedar hasta que se me rompa el cuello. Juego al Snood, Billol, esos son mis preferidos y después el solitario, y contesto los mails.
—¿Te gustó “Gran Cuñado”?
—A mí no me interesó mucho el de los políticos. Pero el VIP era muy respetuoso. Gerardo (Sofovich) estaba igual. La Chiqui también, impresionante. No sé si los 30 van a estar bien imitados, porque lo bueno es cuando es genial.
—Te van a imitar a vos.
—Lo llamé cuatro veces para decirle: “Mirá, Marcelo, si me llegás a hacer y no me gusta, te hago yo en mi programa. Me siento al lado a un tipo maquillado…”. Era una broma.
—¿Qué es lo que más te gusta de la vida?
—Las sorpresas que te da siempre. Para mí, no es aburrida. Mucha gente se pasa la vida en un cuadrado de la cocina, en el mismo lugar, y eso me aterra porque a mí me gusta la libertad, divertirme y disfrutar de esas sorpresas. Si te podés analizar, pasan cosas increíbles.
—Vos disfrutás de los animales, la comida, el cine, los amigos…
—Todo, jugar, la timba me enloquece: jugar al póquer, al rummy, a la canasta.
—Ultima: ¿por qué Miguelito le hace tu color a varias?
—Dice que no es exacto mi color, pero se lo hace. Y... todas quieren ser rubias.
Producción: María Vanesa Alí.
Sigue
eplAD("468x280");

ESPERANDO A ROD STEWART
“Anteayer (por el martes) firmé el contrato con el canal porque mi idea era no trabajar este año. Claudio (Villarruel) me convenció, me dijo: ‘Total es un día por semana, podés viajar, hacer lo que quieras’. Y acepté porque también se extraña todo esto.” Susana está contenta con salir los domingos y con la negociación que logró con Telefe. Hoy será el debut a las 21.30, en su vuelta a la tele desde diciembre de 2008. Cauta, dice que espera lograr unos 25 puntos de rating promedio, más allá de la lógica expectativa de este primer domingo. “Con eso estaría más que feliz”, agrega.
—¿Cúal es el contenido en este primer programa?
—Shakira, Antonio (Gasalla), Francella con un sketch desopilante. Vuelve “El imbatible” en vivo, porque, salvo el sketch, va todo en vivo, un juego nuevo, el millón de pesos de premio.... ¿Vestuario? Probablemente un Cavalli, aunque tengo cuatros vestidos ahí, y hay otro de Donna Karam.
—¿Influyó la crisis económica global para que en este segundo semestre hicieras televisión una vez por semana?
—No, no tiene nada que ver. Hace años, te diría desde que se vendió Telefe, que vengo haciendo programas en crisis y me las he arreglado igual. Obvio, no podés hacer un musical de 200 mil dólares como hacíamos antes. Igual este año me prometieron que va a venir Rod Steward, no sé en cuál programa, pero va a venir.
—¿Te molestó que Gustavo Yankelevich no estuviera?
—No, bueno, yo lo entendí perfecto a él. Hablamos siempre. El tenía que ir de gira con los Teen Angels, que empiezan en Israel y en todo Europa, y me dijo: “El programa ya está hecho”. Y la verdad es que lo entendí perfectamente. Estoy chocha con Marisa Badía, es divina, amorosa y tiene mucha experiencia.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

lornis deberias entrar a las fashutas que de una buena vez (al fin!) elogian a susana como ella se merece!!

Anónimo dijo...

Ay Lorna no se que me pasa me pisho a cada rato deben ser los nervios por la ansiedad de ver a Su esta noche.

Anónimo dijo...

Lorna ahora las fashus se rien de Susana y de vos como que siempre la esperas en la casa
entra a defenderte

Anónimo dijo...

Ay Lor, anda a las fallutas... no les duro ni un segundo la buena onda con la sú!! ya le estan pegando de nuevo! :S
quien las entiende??

la enamorada de emilio dijo...

y yo quiero a emiiilioooo en el sketch!!!!!!!
(emilio disi es mariano garipetti for ever!!!!)

>:(

Anónimo dijo...

Me gustò como la vistieron a Susana,al fin no le pusieron esos vestidos todos apretados que la hacen mas gorda.
Me pregunto si tanto tiempo para preparar el programa y encima una vez por semana no alcanzan para que en el primer programa no se noten tantas desprolijidades,el juego con Maru Botana y Diego Ramos no se entendia nada cuando lo explicaba,una voz en off explicàndole lo que habia que hacer,Gasalla cuando entrò con su personaje se quedaron con Susana parados y no sabian para donde tenian que ir a sentarse,etc...me hace acordar al año pasado cuando presentaron el circo con los famosos y èstos estaban desorientados, entraban y salian por cualquier lado.
Mas allà de que Susana sea espontànea y suela equivocarse la producciòn deberia ser mas cuidadosa.

Anónimo dijo...

Lorna es horrible lo que la moscatito de la pagina de ronda dice de Susana anda y ubicala.
NUESTRA DIVA NO SE LO MERECE

MIRTHA

Anónimo dijo...

FELIZ DÍA LORNISSSSS!!!!!!!


Te Queremos.

Las Chicas de Lorna

Anónimo dijo...

que produccion y para que?